Se trata de un arbustillo de unos 20 a 50 cm . de altura, leñoso, con hojas divididas y algo pelosas, flores en los extremos de las ramas que llevan cálices pelosos de color verdoso oscuro y pétalos de color amarillo cremoso surcados de venas violáceas, frutos en silicua con un pico o rostro de un tercio de su longitud. Su larga raíz le permite prosperar en terrenos muy secos, en suelos calizos o margosos, subhalófilos y yesosos.

Subarbusto de 30 ó 40 cm de altura. Hojas opuestas oblongo u oblongo-lanceoladas, de 1 a 1,5cm de largo ; lámina entera, glabra, coriácea, verde-oscura. Flores blancas(con venas oscuras) de 2 a 2,5cm de diámetro, en racimos de 1-4 con pedúnculos cortos, pedicelos doble de largos que el cáliz, éste lampiño y con líneas rojas, pétalos blancos .

El fácil de distinguir por su aspecto intrincado, con ramas rojizas, flores de un delicado color blanco y hojas glabras, ovaladas y obtusas. Ante el azote casi constante de viento suele adaptar aspecto de bolina, sobre todo en los pedregales próximos a la playa.

Planta algo polimorfa que prospera en las zonas inferiores de la provincia de Almería. El sureste árido español, con sus tomillares y matorrales, constituye el lugar más típico para que crezca esta especie. A veces se entromete por saladares y atochares, saltando incluso a algún risco montañoso.

Volver a página de endemismos